Saltar al contenido

Un NUEVO ENTORNO QUE DEMANDA ORGANIZACIONES RESILIENTES Y SOCIALMENTE RESPONSABLES

El entorno empresarial está sujeto a un constante y vertiginoso proceso de cambio, que hace que cada vez sea más aplicable al ámbito empresarial la ley natural de “adaptarse o morir”. Los acontecimientos que modifican las reglas del juego vigentes para el desarrollo de la actividad empresarial son cada vez más frecuentes, obligando a las empresas a reaccionar con mayor velocidad.

Considerando este escenario, podemos decir que la realidad de las organizaciones no es aislable en sus partes, sino que constituye una realidad orgánica que relaciona a todos sus elementos y que crea una serie de condicionantes e influencias de distinta intensidad.

Aquí es donde toman protagonismo nuevos enfoques y herramientas en la gestión de las organizaciones, y en particular los conceptos de RSE y resiliencia. La RSE se basa en entender que la empresa es un conjunto de relaciones interconectadas (explícitas o implícitas) entre individuos y/o grupos de individuos –los stakeholders–, que pueden afectar o verse afectados por el logro de los objetivos de la empresa. Por su parte, la resiliencia es un concepto tomado del ámbito de la psicología y extensamente aplicado en el ámbito de los sistemas ecológicos, que hace referencia a la capacidad de los ecosistemas de absorber perturbaciones sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad, capacidad que depende de la diversidad de sus integrantes, del número de funciones ecológicas que soporta y de la complejidad e interdependencia de sus relaciones.

Esta nueva concepción de la realidad, en la que se mueven y navegan las organizaciones, hace que se pase de una gestión donde muchos de los esfuerzos estaban enfocados hacia dentro, para una gestión hacia fuera, en la que lo importante es saber medir, analizar y gestionar las relaciones y las variables del entorno.

Haciendo un poco más de mención al concepto de RSE, podemos decir que consta de dos dimensiones: una interna a la empresa y otra externa . Dentro de la empresa, las prácticas socialmente responsables afectan fundamentalmente a los empleados y al medio ambiente en lo que respecta a cuestiones como la gestión de los recursos humanos, la salud y seguridad en el trabajo, la gestión del cambio y la gestión de los recursos naturales empleados en la producción. La dimensión externa recoge las relaciones de la empresa con las comunidades, los socios comerciales, las ONG, los proveedores, los clientes y los inversores, así como la consideración del respeto por los derechos humanos y por las preocupaciones medioambientales globales.

En Norise apostamos y consideramos un pilar muy importante las acciones de RSE, por eso en el mes de Abril estaremos patrocinando a Marcos Velázquez, un atleta invidente, gran ejemplo para la sociedad.

¿Deseas más información al respecto?